La aberrante justicia entre Cristiano Ronaldo con el caso del joven que robó un bocadillo el año pasado


OFF JOKES |  

El joven que robó un bocadillo en Marzo del año pasado fue condenado a casi dos años de cárcel, casi lo mismo que el millonario jugador por defraudar 14,7 millones de euros

El jugador portugués, Cristiano Ronaldo, pasó ayer por las diligencias del juzgado para hacer frente a la acusación de cuatro delitos fiscales cometidos entre 2011 y 2014. Tras el pacto al que sus abogados llegaron con la Fiscalía de Madrid y Hacienda, el jugador aceptó los hechos, acto con el cual la Fiscalía redujo su deuda total de 14,7 millones de euros a 5,7 millones.
Finalmente, el portugués tuvo que pagar 18,8 millones entre intereses y multas, y sustituyó la pena de prisión de 2 años (23 meses) por el pago de una multa de 360.000 euros.


En Noviembre del 2018, en Barcelona, un juez condenó a un año y nueve meses de prisión a un joven por robar un bocadillo para "enriquecerse". Sí, para enriquecerse, así lo consideró la sentencia.


Para negar que el robo se cometiera por necesidad, el juez se refirió a que el "aspecto" del joven, que se encuentra en riesgo de exclusión social, "es el normal de una persona del barrio" en el que se encuentra la panadería y que el acusado tiró al suelo el bocadillo después de robarlo, lo que, a su juicio, "deshacía por completo la tesis de quien se hace con comida para subsistir".

Resulta aberrante ver que, cuando a un joven con problemas de alcohol que entra en una panadería para hacerse con un simple bocadillo de no más de tres miserables euros, y se le condena a 2 años de prisión por querer enriquecerse, otro joven futbolista millonario que comete un fraude de más de 14 millones a la hacienda pública, es condenado al mismo tiempo de prisión (y sin el aliciente de "enriquecerse" mencionado en el juicio).

No sabría decir cuál sería la pena justa para el millonario que juega en la Juventus, la verdad. Pero resulta irrisorio ver que, con la abultada diferencia entre el valor de lo robado por uno y otro, el peso de la justicia queda repartida casi por igual en forma de castigo. Es de locos. Y es que parece que la libertad no la deciden los jueces, sino el dinero y la clase a la que perteneces.


Fuentes:
https://www.eldiario.es/catalunya/barcelona/condena-carcel-bocadillo-intencion-enriquecerse_0_840266342.html
https://elpais.com/deportes/2019/01/22/actualidad/1548146267_061080.html
FOTOGALERÍA: ÁFRICA - Fotografías de José Luis Sánchez Nielfa
Con la tecnología de Blogger.