Almeida, banderas y homenajes, pero no ejemplo

OPINIÓN

Almeida, banderas y homenajes, pero no ejemplo

TPM




Almeida es ese alcalde de la capital madrileña que homenajea a las víctimas levantando una bandera de 75 metros cuadrados y 25 metros de mástil, pero que elimina las placas con los nombres de 3.000 republicanos del Memorial inacabado en el Cementerio de La Almudena, junto a los versos de un poema de Miguel Hernández. La acción del portavoz del PP no se llevó a cabo sola por entonces, contó con el voto a favor de Begoña Villacís, la vicealcaldesa del partido del "centro", muy de centro pero muy equidistante también. En su lugar, levantaron un monumento unitario de ambos bandos, dejando a la misma altura a fusilados y a verdugos. 

Almeida también inauguró un monumento homenaje a las víctimas de la pandemia del covid19 en mayo,  en la Plaza de Cibeles y junto al resto del consorcio. Nada que reprochar en lo referente a rendir honores a las víctimas mortales, que difícilmente pueda contar con la oposición de nadie. Del mismo modo, la bandera levantada este viernes 23 de octubre en Valdebebas corresponde con similares intenciones. Sin embargo no deja de avergonzarme la soltura con la que el individuo explaya su recreo en homenajes, de los que lecciones puede dar pocas, teniendo en cuenta el decoro que tuvo con las placas de La Almudena, la eliminación de monumento para clavar otro a su exclusivo antojo, faltando al respeto y la memoria de las familias.



No me pongan de ejemplo de alcalde a esta persona. Ante la apariencia de un tipo que protagoniza una buena parte de la ola de memes que peina las redes sociales, cuidado, porque no estamos ante un tipo ignorante y torpe, sino ante alguien con un pico de oro para saber elegir las palabras adecuadas de diplomacia y concordia delante de los micrófonos, pero cuyas acciones bajo mando político corresponden a un tipo más que listo y que actúa astutamente para sus propios intereses y los de su clase. No, no quieran ponerme al señor Almeida de ejemplo como homenajeador a las víctimas.  

El exquisito y rancio gusto del mayor por el levantamiento de banderas ya ha quedado constatado en más de una ocasión. Almeida gastó 50.000€ de dinero público en banderas a principios de 2019. En Enero de este año, izó una bandera en Marqués de Vadillo. En noviembre, izaba otras dos banderas en plena campaña electoral en Montecarmelo y Las Tablas. En diciembre de 2019, izó otra bandera gigante en la céntrica plaza de Chamberí.

Larga vida a esa frecuente actitud de ver quién la levanta más grande, pero conmigo que no cuenten. 


FOTOGALERÍA: ÁFRICA - Fotografías de José Luis Sánchez Nielfa
Con la tecnología de Blogger.